Click to listen highlighted text!
EVENTOS Audiovisual

Vídeo Arte del MUSAC: «Hogar, Dulce Hogar»


FECHA

16

Abril

2015

18:30/21:30

Horas


CATEGORÍAS

EVENTOS
Audiovisual


ORGANIZA

Palacio Quintanar y MUSAC
Web: MUSAC


PRENSA

Toda la información en un sola carpeta


PALACIO QUINTANAR, el centro de innovación para el diseño y la cultura de la Junta de Castilla y León presenta la muestra de vídeo arte «HOGAR, DULCE HOGAR», una muestra temática de piezas que componen la colección permanente del Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC). Uno de los soportes artísticos con mayor número de piezas presentes en la colección del museo es el vídeo. El décimo aniversario del MUSAC es el momento adecuado para divulgar por la Comunidad Autónoma de Castilla y León esta parte tan importante y sin embargo poco conocida, de su colección. Una selección de las piezas se exhibirá en diez ciudades de la comunidad, muestra que se complementará con la observación y análisis de la producción audiovisual de las nueve provincias.

En el hogar coexisten y se relacionan las vidas privadas con los vínculos de sangre o afectivos. En su seno suceden todas las edades y ritos de una persona, así como los problemas diarios y ocios compartidos.

El hogar contemporáneo se ha plagado de electrodomésticos, que han posibilitado un menor número de horas dedicadas a las tareas rutinarias sin trascendencia y más tiempo para disfrutar de los espectáculos alienantes. Entre estas extensiones electrónicas se encuentran las tecnologías de capturar los momentos de la vida común. El vídeo, desde su popularización asequible, se convirtió en electrodoméstico indispensable. Estos mismos motivos fueron los que llevaron a los artistas a utilizarlo. A diferencia de otras producciones audiovisuales, el vídeo como arte suele poner en crisis la realidad establecida y satisfecha. 

El hogar, como explica el comisario de la muestra, Carlos Trigueros, “es el lugar que intermedia entre el individuo y la sociedad, donde conviven tanto lo íntimo como lo público”. Los vídeo-artistas “inspeccionan su alrededor de manera crítica poniendo en evidencia la cara amable del hogar, bien como espacio de violencias o bien como lugar de alegrías jubilosas”, explica el comisario.

PROYECCIONES  «Hogar, dulce hogar»

Desde dentro, desde la torre de marfil, y con gran humor e ironía, Carles Congost desarrolla en Un mystique determinado (2003, 17:08) un musical sobre la revelación primigenia del artista y su conversión en tal contra viento y marea. El protagonista reflexiona en la intimidad de su habitación sobre su verdadera vocación. Procesa la formación de su carácter, lo que le lleva a abandonar sus obligaciones —sociales y parentales— de clase acomodada para transformarse en un excluido, en el otro silenciado. Este chaval en crisis, alterego del autor, muta en aquel que no es tenido en cuenta porque sus prioridades difieren de las de su círculo íntimo.

Como primer vídeo posible de un artista en ciernes, se podría tratar de retratar a su padre, la gran figura dominadora del hogar tradicional español. Así hace Enrique Marty presentando en Padre Monstruo (2003, 03:44) a su progenitor maquillándose como una fiera en el cuarto de baño, con los recursos que tiene a mano —un bricolaje realizado a partir de corcho tiznado, polvos de talco y monda de naranja—. Su rostro intervenido mientras gruñe a cámara produce la fascinación de lo extraño cotidiano, escapándose figuradamente del entorno del hogar hacia los ámbitos de la performance doméstica.

El mismo espacio, el cuarto de baño, desde una mirada femenina se transforma en un debate sobre la higiene. Cristina Lucas en El eje del mal (2003, 02:40) contrapone las labores de limpieza entre madre e hija, la lucha contra las bacterias, con la guerra que es relatada a través de las noticias de la radio. A través de su insistente labor muestra a las mujeres tanto como depositarias de la memoria hasta como defensoras del hogar, además de poner en tela de juicio sus roles en relación al hombre batallador de contiendas externas.

Txomin Badiola cambia el espacio por el salón de recreo común, en Vida Cotidiana [Con dos personajes pretendiendo ser humanos] (1995-1996, 05:06), donde dos tipos, que conviven enmascarados, intercambian opiniones y roles aunque no se hacen caso mutuamente. Resulta evidente que a pesar de sus diferencias uno no puede vivir sin el otro, por lo que negocian cíclicamente sus incompatibilidades más allá de las palabras. Situaciones, desarrolladas en un mismo escenario y punto de vista, que recuerdan a las comedias televisivas a través de cíclica violencia pop de dos vidas anodinas.

El paso de tiempo y las evoluciones de lo cotidiano, tanto interior como externo, es mostrado en una animación pictorialista por Jacco Olivier en Return [Retorno] (2007, 01:17). Las manchas de pintura se desplazan espacialmente en abstracciones que mutan al ritmo de la nostalgia, de las presencias ausentes, a través de micro narraciones inducidas. Un momento de ensoñación sobre el hogar y su entorno esbozando historias de vida: los alrededores de la vivienda circunscritos al concepto de lo íntimo y lo añorado.

La intimidad compartida ante la televisión, ajena a lo que sucede en el exterior es lo que Shoja Azari muestra en A Room With a View [Habitación con vista] (2005, 09:00). Una pareja de edad se deleita con las complicidades que les produce un melodrama televisivo: una visión idealizada que da la espalda a la realidad, que sucede al otro lado de la ventana. A través del cristal  se puede contemplar un jardín donde la belleza paradisiaca contrasta con los juegos violentos de los jóvenes que allí se reúnen. El hogar es presentado paradójicamente, más que como esfera de protección, como una burbuja de aislamiento insolidario. Sus habitantes, ensimismados ante la televisión evitan actuar. El entorno es observado desde la pantalla del hogar, los problemas se convierten en cuestiones ajenas, ya que cediendo ante el drama ajeno es posible evitar cualquier implicación social.

Las situaciones participativas sacan al ciudadano de su cálido hogar para interesarse por su comunidad, o por el color de la misma. Una vez que se sale del hogar se pueden observar muchos de los conflictos sociales cuya posible solución muestra Anri Sala a través de Dammi i Colori [Dame los colores] (2003, 15:30). Arte y política se mezclan en esta ciudad (Tirana, Albania) deprimida por conflictos y miserias. A través de la visita nocturna con focos puntuales se van descubriendo distintas formas sobre los edificios, intriga que es desvelada de día. Este vídeo presenta a un alcalde artista que dotando de coloridas abstracciones geométricas a las casas, a través del street art, está logrando la reconstrucción social y la recuperación de la esperanza entre sus habitantes. Al menos ha conseguido que uno de los temas de conversación más populares entre la población sea el color en lugar de los sucesos.


VÍDEO-ARTE DE SEGOVIA

Además de las siete obras que componen la muestra, el jueves 16 de abril cuatro artistas audiovisuales de Segovia: Mercedes Gaspar, Carlos Sáez Aldea, Juan Carlos Gargiulo y Marcos Borregón presentarán sus últimos trabajos y, posteriormente con ellos, tendrá lugar una mesa redonda en torno al concepto de vídeo-arte moderada por el comisario de la exposición.

Ir al contenido Click to listen highlighted text!