PALACIO QUINTANAR, centro de innovación y desarrollo para el diseño y la cultura, de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Castilla y León, presenta:

Juego de espejos [Volúmenes y retículas]

Inauguración: 24 noviembre 2023
Clausura: 3 marzo 2024
Juego de espejos [Volúmenes y retículas]

SOBRE LA EXPOSICIÓN

La exposición de Emilio Gañán (Plasencia, 1971), en el Palacio Quintanar, titulada JUEGO DE ESPEJOS [VOLÚMENES Y RETÍCULAS], se compone de un conjunto de varios ciclos o conjuntos que recorren sus últimos veinte años, entre otros: “Portal” (2001); “Viajeros” (2012); “Trapecios” (2021); “Umbral” (2021) o “Suite” (2023). Junto a ellos, obras recién concebidas, como la tridimensional “Sol de repetición” (2023), un colosal dibujo metálico en el espacio que se incorpora también a la muestra, al modo de un panorama de signos y ritmos que toman el espacio del patio del Palacio Quintanar, caligrafía inmemorial como si se tratase de un ideograma brotado antes del tiempo de la escritura.

Este artista ha afrontado su quehacer articulando un repertorio, así, sus creaciones se manifiestan en una sucesión de efectos, adquirido su sentido al contemplar otras, acontecimiento en nuestro encuentro con el conjunto. Como si arraigasen conceptos capaces de unir unas u otras obras, -ya fuesen pinturas, dibujos o collages y esculturas-, estas o aquellas series y reflexiones formales, es posible encontrar resonancias atravesando sus veinticinco años de trayectoria, ecos como la permanente presencia de una voz narrante. Por ello, toda la obra de Emilio Gañán podría ser considerada, más bien, la maquinación de un extraordinario dispositivo del pensar. Artista de la reflexión expandida mas también a veces transformado en el goce de lo pequeño, pues ufano encontrado en la aparente sencillez del resultado creativo ha afrontado el mundo de las formas con sensibilidad y conciencia, quedando ocultada una espesa sonoridad que le ha permitido ir abriendo umbrales del conocimiento, puertas sucesivamente, una tras otra, algo percibido cuando se contempla el corpus de su trabajo y ciclos, también cuando nos permite en esta exposición el paso a la intimidad de su taller, a través de esa sala, “El atelier, ma vie”, en donde podemos contemplar su mundo de trabajo.

Esta exposición manifiesta una polisemia soberbia y lúdica, juego de espejos, viaje entre volúmenes y retículas, colores o escrituras, formas patentes u otras desvanecidas, reflejo de un rictus de aire serio pero en extremo locuaz, pudiendo encontrarse en su obra la norma de la línea recta, la severidad de lo rectilíneo con la nebulosa de la mancha, el ejercicio de las formas prístinas en escaramuza con la duda, lo trazado exacto conviviendo con el pentimento. Por ello, todo mostrado o quizás apuntado como para recordarnos la existencia del mundo real, al cabo, la belleza verdadera esquiva lo solemne, parece expresarnos Gañán, y su obra semeja portar un algo de descuidado, de abandonado, de regalado. Es esta su forma de expresar el misterio del mundo, las preguntas albergadas en el ignoto espacio que media entre lo visible y lo invisible, su tentativa de desciframiento en tanto, en tránsito, la ilusión de un desplazamiento hacia quien, devino mudez, contempla. Sin lo invisible no veríamos nada, estaríamos en la más completa oscuridad.

Artista que ha obtenido numerosos reconocimientos a su quehacer, la obra de Emilio Gañán se encuentra en importantes colecciones públicas y privadas, tanto nacionales como internacionales, siendo representada por prestigiosas galerías internacionales como la Galería Fernando Pradilla (Madrid) o la Galería El Museo (Bogotá). “Juego de espejos” se mostró en el Museo Francisco Sobrino de Guadalajara, el verano de 2023.

Ir al contenido