¡Haz clic para escuchar el texto resaltado!
REFLEXIONES SOBRE EL DISEÑO

Reflexiones sobre el diseño. La columna de Joan Costa en Experimenta. Hoy: «La forma ES la cosa»

Reflexiones sobre el diseño - La columna de Experimenta - Joan Costa - Palacio Quintanar

PALACIO QUINTANAR, centro de innovación y desarrollo para el diseño y la cultura, de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, presenta, con la especial colaboración de Experimenta Magazine«Reflexiones sobre el diseño». Un espacio original de Experimenta Magazine dedicado a las reflexiones e inquietudes de los profesionales del diseño Emilio GilJoan Costa, David Barro, Luis Montero, Eugenio Vega y Teresa Jular.

La columna de Joan Costa en Experimenta. Hoy: «La forma ES la cosa»

Toda realidad, sea tangible o intangible, es una estructura. Y toda estructura, orgánica y funcional, es un sistema.

En ciencia se confirma que el descubrimiento de la estructura de un fenómeno, puede ser un logro de primera importancia.

Escribo esto en especial para los diseñadores, para quienes la Forma es la materia de su trabajo, ya sea en las 2, 3, 4 o 5 dimensiones que puede tener una estructura gráfica.

Me sugiere estas reflexiones la noticia publicada en la revista Science y que El País titula así: “El hallazgo de la forma de las proteínas, logro científico de este año”. Y pongo el acento en la palabra Forma.

El articulista comenta que la inteligencia artificial es capaz de adivinar la estructura de las proteínas, estos motores básicos de la vida y una de las claves de la biología, y agrega que es un logro por partida doble: “Primero, porque resuelve un problema científico que ha estado en la lista de tareas pendientes durante 50 años. En segundo lugar, es una técnica revolucionaria que acelerará enormemente el descubrimiento científico. Habría sido el descubrimiento del año por cualquiera de los dos motivos”, asegura Holden Thorp, director de la influyente revista científica Science.

Este logro lo han realizado la compañía Deepmind y el equipo de David Baker, bioquímico computacional de la Universidad de Washington. Un triunfo que hace apenas 15 años parecía imposible de lograr. Muchos especialistas de ese campo creían que, de lograrse, no lo verían en vida. Conocer cómo se pliegan las proteínas no parece un anhelo popular como la cura del cáncer o la vacuna de la malaria. Pero resulta que las proteínas, que son los operadores esenciales de casi todas las funciones biológicas, atraviesan esos y la mayoría de los problemas biomédicos imaginables. Incluida la covid. Una proteína es la espícula del coronavirus, los penachos que lo rodean y que le permiten conquistar nuestras células para enfermarnos. Conocer su estructura, es decir su configuración, su forma permite diseñar estrategias para atacar esa ganzúa que nos invade.

Las proteínas se construyen combinando únicamente 20 aminoácidos en innumerables distribuciones y longitudes. Por eso, descifrar la disposición final en tres dimensiones es un trabajo arduo y costoso, que muchos laboratorios ni siquiera pueden plantearse. La inteligencia artificial logra descifrar esas estructuras que, en condiciones normales costaría millones de años; incluso las proteínas de tamaño modesto podrían tomar un número astronómico de aspectos posibles. Con este logro de la computación se consigue en un rato.

Podemos imaginar para hacernos una idea que, del mismo modo que con solo 20 aminoácidos en innumerables combinaciones y longitudes, igualmente con solo las 26 letras de nuestro alfabeto se logran tantas combinaciones que es así cómo se ha escrito toda la literatura, todas las cartas, todas las declaraciones, historias, oraciones, recetas, poemas, whatsapps y denuncias en todo el mundo. Y, por la misma lógica, todas las traducciones a partir de innumerables lenguas y sistemas de escritura.

El descubrimiento que Science ha divulgado podría ser imaginable para nosotros, los no científicos, como el descubrimiento de las leyes, los procesos y los mecanismos que rigen el funcionamiento desde el concepto o la idea a las escrituras de todo lo que ha sido escrito y diseñado. Y lo mismo podemos extrapolar a partir de las nueve cifras más el cero, que es la representación de las cantidades, la aritmética, la matemática y el álgebra, así como de la inimaginable cantidad de cálculos y operaciones que han sido y son en el mundo.

La teoría de la Forma o Gestaltpsychologie, no procede de las formas de las cosas, sino de cómo la mente las percibe. Es decir, que no es la percepción visual, sino las estructuras de los procesos cerebrales las que dan forma y significado a lo que perciben los sentidos, las claves del conocimiento. ¿Cómo, tarde o temprano, no tendría que interesar todo esto a los profesionales de la comunicación visual?

En síntesis

La manera cómo una forma total es construida, su orden interno, su estructura, son tan importantes como los “elementos” de los que está formada. Y eso es válido para todos los niveles de complejidad en los cuales las unidades más “elementales” vienen a ordenarse en conjunto a un rango más elevado en la jerarquía de los grados de composición.

Bibliografía Joan Costa – Experimenta 

La forma de las ideas, Madrid, 2019.
Esquematismo, Madrid, 2019.
Cara a cara con el diseño, Madrid, 2021.

www.joancostainstitute.com

Si te ha gustado este artículo, puedes encontrar muchos más artículos de Joan Costa en Experimenta Magazine.

Ir al contenido Haz clic para escuchar el texto resaltado!