¡Haz clic para escuchar el texto resaltado!
REFLEXIONES SOBRE EL DISEÑO

Reflexiones sobre el diseño. La columna de Teresa Jular en Experimenta. Hoy: «Diseñar es dar poder a los demás»

Reflexiones sobre el diseño. La columna de Teresa Jular en Experimenta - Palacio Quintanar

PALACIO QUINTANAR, centro de innovación y desarrollo para el diseño y la cultura, de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, presenta, con la especial colaboración de Experimenta Magazine«Reflexiones sobre el diseño». Un espacio original de Experimenta Magazine dedicado a las reflexiones e inquietudes de los profesionales del diseño Emilio GilJoan Costa, David Barro, Luis Montero, Eugenio Vega y Teresa Jular.

La columna de Teresa Jular. Hoy: Diseñar es dar poder a los demás

Hasta que no entré a formar parte de la Junta Directiva de READ no me había visto en la tesitura de tener que hacer didactismo sobre diseño casi a diario. No era consciente de que con esa palabra nombramos a la vez un oficio, una disciplina y un sector socioeconómico. Ni de que ninguna de las tres acepciones eran de dominio público en nuestro país.

Ni eran ni son. Tras la explosión de diseño aplicado que supusieron la Expo’92 en Sevilla y las Olimpiadas en Barcelona y pese a que el ejercicio de la profesión, la formación reglada e incluso la investigación sobre diseño han ido en aumento, el diseño aún no es asunto bien comprendido en España. ¡Y mira que nos esforzamos en comunicar cientos de agentes concernidos! Entre otros, las asociaciones de profesionales, programando actividades y editando publicaciones, incluso emitiendo en modo online, como ya hizo READ con su READtv, en 2012 (1); las entidades promotoras, que para eso fueron creadas; las escuelas públicas y privadas de diseño, que hacen su parte; las revistas especializadas, como esta que cobija mis reflexiones y vivencias, y algunos centros y museos de arte y cultura que exhiben exposiciones.

Porque museos de diseño así, tan indudablemente nombrados, de momento, solo existe uno: el Museu del Disseny de Barcelona. Y también está Palacio Quintanar, situado en Segovia, que se define como Centro de Innovación y Desarrollo para el Diseño y la Cultura. Aunque a lo peor no ayuda a la comunicación del diseño el subirlo en peanas y ponerlo bajo los focos. El comentario no es mío, se lo escuché al grandérrimo André Ricard en el II EstoesDI organizado por DIZMálaga (2).

Y tampoco es mía una justificación que uso cuando tengo que dar explicaciones en pocas palabras del porqué de este déficit: es que «el diseño nunca ha tenido una historia autónoma». Se la debemos al filósofo y editor Francisco Jarauta que, sin ser diseñador o a lo mejor por eso, lo explica divinamente (3).

No voy a cometer el error de no mencionar los Premios Nacionales de Innovación y Diseño, organizados por el Ministerio de Ciencia e Innovación (4) o el apoyo del Ministerio de Cultura y Deporte a proyectos de difusión del valor del diseño, junto a otras instituciones públicas y también privadas, de distintos ámbitos territoriales. Y aprovecho la cuña para comentar que las empresas que hacen uso de los servicios de diseño y, sobre todo, las que lo han incorporado de manera estratégica a su cultura empresarial, están contribuyendo notablemente a acelerar el proceso de darlo a conocer. ¡¡¡Más todo lo que volcamos a las redes sociales cada día!!!

Retomo el asunto donde lo empecé, desde lo personal: nunca antes de asociarme me había visto en el apuro de responder de manera clara y concisa a la pregunta: ¿qué es Diseño?

La última vez fue hace unas pocas semanas, en casa de una amiga, gerente de un grupo de acción local, quien me puso cara de esperar respuesta rotunda, aunque la conversación surgía en fin de semana y en la cocina, mientras preparábamos la comida al alimón. Cuando empecé a decirle que hay muchas definiciones de diseño, que cada diseñador ilustre tiene una… ella misma fue la que, desenfundando el móvil, me leyó lo que dice el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (5).

Su proactividad y lo poco que la RAE ayudó me dio pie a seguir y contarle algunas de nuestras cuitas. El que todas las personas diseñamos, seguido de la diferencia entre diseño difuso y diseño experto; se me apareció Mancini (6), me pasa a menudo. Cómo han ido evolucionando las disciplinas del diseño a medida que lo hace la sociedad, para que entendiera mejor a los generalistas y estratégicos, pues hay que reconocer que a los especialistas, en general, se les entiende.

No le enseñé los cuatro Órdenes del Diseño de Buchanan (7), pues estábamos pelando patatas, pero como los tenía en mi cabeza, digo yo que algo le llegaría. Por descontado que le solté nuestro mantra: «El diseño es una inversión y no un gasto» y continué con nuestra carencia de indicadores y cómo estamos luchando por tenerlos, para re-conocernos como sector y para ser re-conocidos como contribuyentes a la prosperidad de quienes hacen uso del diseño. Ella es economista y pensé que así, por vía empática, conseguiría un poco de respeto. Y que si la transversalidad de nuestro oficio, que si la composición atomizada del sector unido al hecho de estar al servicio del cliente o del proyecto, detrás de las marcas, que si cada vez más integrados en equipos multidisciplinares… Toda la retahíla de la complejidad y la invisibilidad.

No se le quitaba la cara de pregunta, así que acabé confesándole que, tras ocho años de escuchar muchas, pero muchas, definiciones distintas de Diseño, me he unido a quienes defienden que poner el foco ahí es tarea infértil porque todas son buenas y la variedad confunde.

Todas buenas, menos la de la RAE, que no calificaré por escrito de anticuada o imprecisa, quién soy yo, pero sí diré que me provoca una profunda insatisfacción. Aunque aún me pone peor la voz Diseñar (8). ¿Se podrá hacer una propuesta a la Academia o me limito a la Wikipedia, que tampoco es que se mate?

Y que para definir Diseñar uso dos que me gustan: «Diseñar es pensar antes de actuar» y «Diseñar es dar poder a los demás». Hubiera debido dejarlo ahí, pero creo que, a modo de bonus track, rematé con la conocida cita de Bruno Munari sobre el rol del diseñador con el que me identifico plenamente, género aparte.

¡Pobrecilla, qué chapa le di! Cuando volví a mi casa, me acordé del documental «Función y forma», con multitud de testimonios y ejemplos. Comprobé que está en abierto (9). He vuelto a verlo y, definitivamente, sí, transmite el power del diseño. Se lo recomendaré. Para eso están las amigas ¿no?

Nota: La tipografía utilizada para el destacado de la frase de Bruno Munari es La Jular Script, que nace de la digitalización de la letra manuscrita de su padre, el diseñador y artista Manuel Jular, desarrollada por Teresa y su equipo en 2017 -algunos meses después de la muerte de Manuel- tal y como lo cuenta en «La Jular. Letras y Bits», www.lajular.es

Para entendernos mejor
[Enlaces visitados: 4/12/2020]
(1) READ-tv fue un foro organizado por ADCV, emitiendo en streaming desde Valencia, con el título «Diseño online. El diseño nacional en vivo»: enlace.
(2) La convocatoria de estos jóvenes diseñadores industriales aún permanece para la historia: enlace.
(3) Paco Jarauta es el editor y autor de la Presentación de Cuadernos de Diseño 2: Arte y Diseño. Madrid: Editorial IED Madrid (2006): enlace.
(4) Al Ministerio de Economía, Industria y Competitividad y hoy de Ciencia e Innovación le debemos también la exposición «España Diseña. 25 ediciones de los Premios Nacionales de Diseño». El catálogo, a precio de coste, está disponible en: enlace.
(5) Diseño en el Diccionario de la Real Academia Española: enlace.
(6) Uno de mis libros de cabecera es «Cuando todos diseñan», de Ezio Manzini: enlace.
(7) He sacado de paseo varias veces el continuum de los cuatro órdenes de Buchanan: enlace.
(8) Diseñar según la RAE: enlace.
(9) «Función y Forma. Una mirada al diseño y la innovación en España»: enlace.

Si te ha gustado este artículo, puedes encontrar muchos más artículos de Teresa Jular en Experimenta Magazine.

Ir al contenido Haz clic para escuchar el texto resaltado!